Sopa de galeras y espinacas

Creo que hasta que llegué a Sanlúcar hace ya casi ocho años no había probado la sopa de galeras y si lo habñis hecho, ni lo recordaba. ¡Cuantos años perdiendo tanto sabor! Sin duda este es uno de los platos más maravillosos y delicados que se pueden preparar y de lo más sencillo. Hace unos días os contaba lo facilísimo que era preparar una Sopa de gambas o marisco y realmente esta receta es muy similar. Se trata de una receta tradicional de Sanlúcar que aprendí del Restaurante Casa Bigote que cada invierno repetimos sin parar. Esta sopa de galera fue una de las primeras recetas que publiqué en el blog y sin duda una de las que más visitas ha tenido. Llevo queriendo cambiar la foto un tiempo, pero he pensado que es casi mejor hacer una variación de esa receta y así vemos cómo ha pasado el tiempo y lo que hemos aprendido.

Realmente es muy parecida  a la de tengo ya publicada , solo que me gusta añadir ese puntito verde que tanto me gusta en los platos.  En muchísimas ocasiones esa verdura es la tagarnina, un cardito local que se suele usar en guisos y sopas porque  coge todo el sabor. Pero hoy, tenía unas espinacas baby así que la receta de sopa de galeras con espinacas tenía que caer.

La galera es un marisco (dicen que el de los pobres) que se consume en invierno con los fríos. Sin lugar a ninguna duda es el que mayor sabor concentra a marisco. Por eso siempre guardamos unos cuantos tarros con fumet de galeras en el congelador para darle durante todo el año ese toque de sabor increíble. Quizás esta sea la última sopa de la temporada porque algún día llegará el calorcito que ya está bien de borrascas y frío.

Os dejo la receta y los pasos, que son bien sencillos y espero que la probéis.

Ingredientes:

  • Medio kilo de Galeras
  • 1 cebolla grande
  • ½ pimiento rojo
  • 1 cucharadita de passata ( o un tomate maduro o incluso una cucharadita de tomate frito)
  • Un manojo de espinacas baby frescas
  • 1 copa de manzanilla,
  • Aceite de oliva virgen extra y sal.

Cómo lo preparamos:

  1. Cocemos las galeras en unos 2 litros de agua con una pizca de sal. Reservamos el agua para la sopa. Esto podemos hacerlo con antelación para ir ganando tiempo.
  2. Cuando se enfríen, pelamos las galeras con paciencia. Esta es la parte más laboriosa, pero sin duda os merecerá la pena.
  3. Una vez tenemos las galeras peladas, nos ponemos con la sopa. En primer lugar, picamos la cebolla y el pimiento. Lo rehogamos con un generoso chorreón de aceite, a fuego medio-bajo para que no se queme.
  4. Cuando empiecen a dorarse, añadimos el tomate o la passata y dejamos que se hagan bien unos 3-5 minutos aproximadamente. El punto lo dará el color, veréis que empieza a tener un color dorado.
  5. Batimos el sofrito con la batidora. Lo ponemos en la olla y añadimos el agua de haber cocido las galeras. Dejamos que hierva unos minutos.
  6. Añadimos una copa de manzanilla de Sanlúcar. Dejamos que hierva unos 5 minutos aproximadamente.
  7. A la hora de servir, ponemos las galeras peladas en los tazones o cuencos junto con unas hojas de espinacas. Servimos el caldo bien caliente y ya tenemos una deliciosa sopa marinera.

Pin It on Pinterest

Share This