Roscón de Reyes con leche de almendras y piñones

Quiero preparar otras dos recetas de roscón de Reyes para Nochevieja y el día que vienen sus Majestades, pero no se qué pasará al final. En el peor de los casos nos empacharemos un poquito más.
La receta de hoy está basada en la de Ivan Yarza. Solo que he hecho unas variaciones usando leche de almendra y piñones.
No soy muy amante de lo dulce, y quizás por eso me gustó este roscón. Al no meterle relleno de cremas n natas, es más parecido a un brioche muy aromatizado , que nos ha alegrado los desayunos durante unos días. Os dejo la receta para que lo probéis , porque yo creo que si os gustará. Casi diría que hay muchos que repetirán.
Aquí os lo muestro antes y después de decorar.

 

Ingredientes :

Para el prefermento del día anterior.

  • 90 gr. de harina
  • 50 gr. de leche de almendras
  • 2 gr. de levadura fresca
Para la masa del roscón:
  • 340 gr. de harina de fuerza.
  • 120 gr. de leche de almendras
  • 2 huevos
  • 70 gr. de azúcar.
  • 15 gr. de levadura.
  • 5 gr. de sal.
  • 60 gr. mantequilla.
  • Dos cucharadas de ron añejo.
  • Otras dos de agua de azahar.

Para decorar:

  • 1 huevo batido para pintar el roscón.
  • Azúcar.
  • Piñones

Cómo lo preparamos:

El día antes:

  1. El día entes debemos preparar el prefermento. Para ello, mezclamos todos los ingredientes hasta que se integren bien. Formamos una bola, la tapamos bien con film transparent o un tapaer hermético y la dejamos en la nevera hasta el día siguiente.
  2. Es bueno infusionar la leche con las cascaras de naranja y limón para que vaya cogiendo sabor toda la noche. Sólo debemos poner la leche a calentar en un cazo con las cascaras y la canela durante unos 5-8 minutos sin dejar que hierva. Apagamos y reservamos hasta el día siguiente.
  3. Sacamos la mantequilla de la nevera , como ahora hace bastante frío, no hay problema en que pase la noche atemperándose.

Esa mañana:

  1. Sacamos el prefermento de la nevera y sólo por el placer de recrearnos, lo olemos para ver cómo el proceso de fermentación ha dejado su huella.
  2. Lo mejor es tener todos los ingredientes pesados y preparados para ir incorporándolos a medida que nos vaya haciendo falta.
  3. Ponemos la harina, el azúcar, la sal, la levadura y el prefermento troceado. De esta forma ayudamos a que alcance una temperatura ambiente antes que ayudará a que despierte la masa.
  4. Añadimos los huevos y todos los líquidos hasta obtener una masa homogénea.
  5. Dejamos unos 3 minutos que repose y añadimos la mantequilla.
  6. Amasamos hasta que esté integrada. Unos diez minutos. Hasta que la superficie esté lisa.
  7. Dejamos en un bol tapado con un trapo de cocina y dejamos que fermente durante unas dos horas.
  8. Una vez fermentado, desgasificamos la masa para evitar que queden burbujas y dejamos que repose unos 15 minutos más. Esto ayuda a que se relaje el gluten y te facilite el amasado.
  9. Formamos el rosco haciendo un agujero en el centro dándole la forma deseada. Lo colocaremos sobre un papel de horno.
  10. Pincelamos con huevo batido , tapamos y dejamos que doble su volumen. Unas dos horas aproximadamente.
  11. Pincelamos de nuevo, decoramos con azúcar húmeda y piñones y al horno.
  12. En unos 20′ a unos 180 grados ( con ventilador si tenéis) centígrados deberéis tenerlo hecho. Los tempos siempre varían y yo os aconsejo que no os despistéis y controléis el tono de dorado que os guste.

 

Receta con variaciones de Ivan Yarza en el programa de RobinFood

Este es el enlace : https://www.youtube.com/watch?v=S4_CCMw_4xw

Pin It on Pinterest

Share This