Puré de tubérculos asados { y unos huevos de campo a la plancha }

Lo sé, quizás el nombre no os seduzca a muchos pero os aseguro que si lo probáis os enamoraréis de este puré. Con estos días de frío estamos aprovechando para hacer todas las recetas de horno que se nos van antojando y cada vez que lo encendemos miro por la cocina a ver qué verdura puedo meter. De esta forma aprovechamos el calor del horno y gracias a esta fórmula hemos preparado este puré.

Es tan sencillo como hornear los tubérculos con unas cebollas, jengibre y una cabeza de ajo y luego batir con una pizca de leche. Sencillo no, lo siguiente. Le hubiera añadido una pizca de mantequilla y de nata, pero estamos intentando portarnos bien. Es un puré aromático y que combina genial el toque cítrico con el dulzor y el puntito picante. Para acompañar carnes o asados  es maravilloso, pero como acompañamiento de un par de huevos de campo recién cogidos es un platazo diez.

Ingredientes:

  • 2 chirivías
  • 3 zanahorias
  • 1 cabeza de ajo
  • 2 cebollas medianas
  • 3 cm de jengibre
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Leche ( o nata si podéis)

Cómo lo preparamos:

  1. Precalentar el horno a 180 grados
  2. Pelamos las chirivías, las zanahorias y las troceamos
  3. Le damos un corte a la mitad a las cebollas, al jengibre y a la cabeza de ajo.
  4. En una bandeja de horno, ponemos el papel sulfroso para evitar que con los azúcares se pegue.
  5. Sobre el papel colocamos las cebollas y el ajo boca abajo con los tubérculos troceados junto al jengibre  para igualar los tiempos de cocinado.
  6. Una pizca de sal y pimienta negra y al horno durante unos 25 minutos o hasta que veáis qye está hecho. .
  7. Como siempre los tiempos dependerán de los tamaños y del punto de cocción.
  8. Una vez esté asado, pelamos la cebolla, estrujamos la cabeza de ajo para sacar los ajos y lo mezclamos todo en una batidora potente o en la thermo. En mi caso yo quité el jengibre antes de mezclarlo, ya que me resultaría demasiado leñoso.
  9. Añadimos una pizca de leche en función de la densidad que queráis y luego un chorreoncito de aceite.

Como os decía, fácil no, lo siguiente. Pelar, asar y batir.

¡Espero que os haya gustado!

Pin It on Pinterest

Share This