Pizza casera de chorizo y cebolla.

Las masas y yo no nos llevamos nada bien. No es nada personal, únicamente que eso de ser paciente, respetar tiempos y medir las cosas no va conmigo. Pero cada vez que veo un pan casero o una buena masa de pizza se me caen dos lagrimones y me propongo ponerle remedio.

Muchas veces, como en tantas otras cosas de la vida, las limitaciones están más en nuestra cabeza que en la dificultad real de lo que sea. El pan casero es como mi eterno reto. Algunos si hice ya, pero hay días que sólo de pensarlo, me bloqueo.

Recuerdo que de niña, veía a mi madre echar cerveza a la masa de pizza. Desde la silla la observaba perpleja. Aún recuerdo ese olor de la pizza casera.  Con 16 añitos  hacía mis primeras masas de pizza caseras.  Pero luego dejé de hacerlas. Cuando las preparaba ya no era lo mismo. Yo las recordaba más buena.

En casa la pizza la hace Manolo. Es como su chuche. Un premio o un capricho, como se vea. Suele comprar una masa de pizza casera hecha en una panadería de Sanlúcar. Horno de San Diego se llama. No está mal. Pero siendo algo tan sencillo de preparar casi me sentía mal.

Me propuse hacerle yo la masa de pizza y gracias a Ibán Yarza no la tenfdi no que amasar. Es súper sencilla. Requiere prepararla con 3 días de antelación. Pero se hace sola en la nevera. Suena raro, lo se, pero algo de brujería seguro que lleva.

Mezclas los ingredientes, y lo dejas que haga el proceso ella solita. Ahora os cuento los detalles. Pero si os apetece esto de engancjaros a la masa, os recomiendo el libro  Pan Casero de Ibán Yarza. Es muy didáctico y muy ameno.

Ya os hablé de él, y siempre que pueda volveré a hacerlo. En esta entrada lo tenéis todo detallado paso a paso. Y sin duda os animo a hacerlo.

Si tenéis vuestra propia receta mantenerla y compartirla si es buena 😉 Yo estaré encantada de probarla.

En cuanto a los ingredientes, improvisé lo que tenía en casa. Recuerdo que cuando mi madre daba sui receta de masa de pizza casera con cerveza decía: ” y por encima le puedes poner hasta un estropajo que con esa masa, te sale buena” .  A ver si puedo recuperar esa receta de masa de pizza casera con cerveza. 😉

Ingredientes:

Para la Masa:

  • 525 gr. harina panificable
  • 340 gr.  de agua normal
  • 20 gr. aceite de oliva virgen extra
  • 11 gr. sal
  • 5 gr. de levadura fresca ( o 1,5 gr. levadura de panadero seca )

Para la pizza:

  • Dos cucharadas de tomate frito casero siempre que se pueda.
  • Un trozo de un buen chorizo. Yo puse uno maravillosos que tenía de nuestro viaje a El Alto Bierzo 🙂
  • Media cebolla pochada y la otra media cortada muy fina
  • Una buena mozzarella
  • Orégano salvaje

Modo de prepararla :

La masa:

  1. En un bol grande, disolvemos la levadura con el agua
  2. Incorporamos el resto de ingredientes y mezclamos con la mano hasta obtener una masa algo pegajosa.
  3. Lo dejamos que repose en el bol tapado con papel film o un trapo limpio durante unos 15 minutos.
  4. La pasamos a la mesa y la plegamos varias veces sobre si misma. Fácil ¿no?
  5. Sólo falta dejarla reposar 5 minutos. La dividimos en 3 partes y las guardamos en un recipiente hermético ligeramente untado de aceite.  Yo utilicé este de Juvasa que me encanta y además están fenomenal de precio. 😉
  6. Lo metemos en la nevera y nos olvidamos de la masa. ( si queréis podéis congelar alguna de las partes)
  7. Pasados 2-3 días, podremos sacarla con cuidado y sobre la mesa enharinada le daremos forma.

Este es el aspecto que tendrá la masa

  • Precalentamos el horno a máximo dejando la bandeja en la parte más baja del horno.
  • Formamos la pizza .Yo lo hice sobre un papel de horno y me ayudé de la encimera de la cocina. Un bien truco de Ibán Yarza . Al dejarla caer por el borde, su peso ayuda a estirarla sin tener que para manipularla en exceso.

Resumiendo, es una pizza que se amasa sola y casi se forma sola con alguna ayudita externa.

Los ingredientes:

Es bueno tenerlo todo preparado antes para que una vez formada la pizza no pase mucho tiempo para meterla en el horno.

Extenderemos el tomate frito sobre la base, luego la cebolla sofrita , el chorizo en rodajitas finas y la mozzarella. Por último pondremos las rodajitas de cebolla finísimas y espolvoreáramos con un magnífico orégano.

Al horno:

Una vez esté el horno caliente, la colocaremos con cuidado sobre la bandeja. En unos 2-3 minutos, lña cambiamos arriba y en cuanto veamos que tiene aspecto de estar lista la sacaremos. En mi caso fueros 3 minutos abajo y unos 3-4 arriba. Pero depende de cada horno como ya sabéis de sobra.

El resultado es sublime.

Ahh, por cierto, ponerle rúcula o canónigos una vez hecha vuestra pizza casera. Les dará un punto de presentación precioso y algo verde y refrescante siempre nos interesa 😉

Os animo a que la probéis y a que compartáis vuestras recetas 😉

¡Hasta pronto!

 

 

 

 

 

Pin It on Pinterest

Share This