Gyozas de pollo con historia

Gyozas, así llaman los japoneses a sus empanadillas. ¿No me digáis que no es una maravilla? Pues ni imagináis lo fácil que es.
Sabéis que me encanta la cocina asiática y siempre que puedo, fusiono. Habitualmente juego con la inspiración de allí y los productos o cocina de acá. Pero hoy he sido más convencional y no he incluido ningún antojo local. No es la primera vez que las preparo. Pero si es la primera vez que las disfruto tanto. Os contaré por qué….

Hace unas semanas hice un taller de Gyozas y Baos en Corazones Hambrientos en el Puerto de Santa María. Un espacio gastronómico con sushi bar que me encanta. El proyecto lo llevan Jairo, el Chef y responsable de la cocina y Diana que se encarga de que todo esté a punto en la sala. Cuidando hasta  el más mínimo detalle. Así es muy fácil disfrutar de una jornada inolvidable. Cocina asiática y amigos. ¡Menudo plan!

Vale, lo confieso. Era mi primera vez…. El primer taller de cocina que hago en toda mi vida. Si, a mi edad jeje.  Lo cierto es que ya no es solo lo que te enseñan, que lo hacen. Es por la experiencia que es genial. Cocinamos, nos reímos y lo probamos todo hasta el punto de rebañar. En los videos que os enlazo abajo podéis escuchar algo de lo bien que lo pasamos.

Estas son algunas fotos que hice como pude durante el taller.

 

Desde entonces llevo con ganas de prepararlas de nuevo en casa. Esta vez, he comprado la masa ya hecha. Casi merece la pena comprarlas. La masa se puede hacer pero si dais con una preparada natural de buena calidad, os saldrán deliciosas.

Las de hoy están hechas de pollo de corral y verduritas . Las serví con unos berros que me parecía muy vistoso para la presentación. Lo verde siempre viene bien en esta cocina y unos brotes le fueron genial.

Ingredientes:

  • Para unas 20 -25 unidades ( que caerán ! )
  • Una pechuga de pollo ( Picada)
  • 2 cebolletas frescas picadas , sólo la parte blanca.
  • 1 zanahoria pequeña
  • Un huevo
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharada de jengibre rallado
  • Pimienta negra recién molida
  • Sal
  • 1/4 de cucharita de maicena.
  • Soja
  • Berros o algún brote verde para decorar.

Cómo lo preparamos:

  1. Picamos la parte blanca de la cebolla lo más pequeñita que podamos. Rallamos el jengibre y prensamos el ajo pelado.
  2. Lo ponemos todo a pochar con un pelín de aceite de oliva virgen extra y una pizca de sal. Dejamos que se poche a fuego medio-bajo con cuidado que no se queme
  3. Mientras se picamos la zanahoria  más pequeñito que podamos y lo añadimos a la cebolla para que termine de hacerse  todo junto.
  4. Una vez este listo, retiramos del fuego y lo mezclamos bien con la carne y el huevo. De forma que quede una masa homogénea. Esto será nuestro relleno que podremos dejar preparado con anterioridad.
  5. Cogeremos una masa. la extendemos en la mano . mojamos el dedo en un cuenco con agua y lo pasamos por todo el borde de la masa. Esto nos ayudará a que se pegue bien y quede perfectamente sellada.
  6. En el centro ponemos una cucharadita del relleno y damos forma .
  7. Una vez las tengamos todas listas, ponemos una sartén con una pizca de aceite. colocamos las gyozas a fuego medio durante unos 2-3 minutos hasta que veíais que la base se dora un poquito como en la foto.
  8. Llegado ese punto, añadimos medio vaso de agua con la maicena diluida. tapamos y subimos el fuego un pelín. Lo dejamos que se haga al vapor unos 7 minutos o hasta que veamos que se ha consumido el agua .
  9. Los hervimos acompañado de un poco se soja . Esta vez las he preparado con una pizca de jengibre y un pelín de la parte verde de la cebolleta. Decoramos con unos brotes verdes y tenéis un plato espectacular.

Una imagen vale más de mil palabras:

Os dejo unos videos que grabé en el curso donde vemos a Jairo explicándonos cómo hacerlo. Pero como esto de la cámara no es lo mío, en  You Tube tenéis mil tutoriales que os lo explican. A mi me gusta ir probando distintas formas y así nos divertimos un rato haciéndolos. Si tenéis peques en casa en un momento magnífico para ponerlos a cocinar. Se lo pasarán en grande. Sólo un consejo, no rellenéis demasiado la gyoza y así os costará menos.

Espero que os haya gustado y que os animéis a hacerlas.

¡¡Hasta prontito!!

Pin It on Pinterest

Share This