Crema de calabacines (o tapines), puerro y gorgonzolaEn esta época, mientras esperamos la llegada del gazpacho y salmorejo, las cremas de verduras son una opción más que aconsejable.
El calabacín (o tapín como les llamamos por el sur), al igual que la calabaza son ingredientes que nunca fallan en mi cocina.Siempre te pueden sacar de un apuro y esos días en los que no tenéis mucho tiempo. A mi me resuelven una cena o un primer plato, rápidamente.
Ayer fui a la frutería, donde compro aquello que no cultivamos, y vi que los calabacines estaban casi regalados de precio. En lugar de ponerme contenta, me dio hasta pena ese pobre agricultor . No quiero ni imaginar cuánto les habrían pagado por kilo. Si la gente supiera el esfuerzo que realizan los pequeños agricultores, para producir una “cajitas” de verduras de las “de verdad”, estoy segura de que se concienciarían e intentarían comprarles a ellos directamente. Ya que a fin de cuentas, son los que más tiempo y dinero invierten en conseguir sus pequeñas cosechas. Además os diré que el calabacín es un cultivo que requiere una atención especial. Nosotros lo sembraremos este año, así que os iremos contando los cuidados que necesita. Para cultivar necesitamos mucho tiempo y dedicación, pero cultivar es de lo más gratrificante que he hecho jamás.
Y todo esto, era para contaros que me vi con 12 hermosos calabacines en la nevera. Nos los teníamos que comer así que a cocinar! Hoy nos toca una cremita. Esta vez de calabacines, puerro y gorgonzola picante. Fácil, rápida, nutritiva, sana y buenísima. Fría o templada es como me gusta más. ¿Qué más se puede pedir? Creo que poquito más. 🙂

Ingredientes:

3 Calabacines.1 cebolla medianita ( yo puse una cebolla nueva) , 2 puerros grandes ( y eran del huerto ;-)),1 cucharada de queso de untar y un trozo de queso gorgonzola picante. aceite de oliva virgen extra y sal.

Cómo lo preparamos:

1. Picamos el puerro y la cebolla. Lo rehogamos con un pelín de aceite, a fuego bajito para que no se queme.
2. Mientras, limpiamos bien los calabacines ( con la piel) y los troceamos.
3. Una vez estén los puerros y la cebolla pochaditos, sin llegar a dorarse, añadimos los trozos de calabacín y lo rehogamos un par de minutos más.
4. Le añadimos un poco de agua (sin llegar a cubrirlo), la sal y dejamos que hierva a fuego medio unos 15 minutos, o hasta que esté blandito. 
5. Añadimos los dos quesos, el de untar y el gorgonzola , batimos bien y sólo queda probar por si queremos rectificarlo de sal.

¿Fácil no? Pues ya sabéis, a probarla si no lo habéis hecho ya. 

Nota: Se puede añadir un poco de nata para suavizar, pero personalmente, prefiero su sabor natural.  La leche también os puede servir para suavizar. 

El proceso:

Crema de calabacines (o tapines), puerro y gorgonzola

Pin It on Pinterest

Share This