Cheesecake de mascarpone y limón

¡Para morir! No os podéis imaginar lo que me ha gustado esta cheesecake. En contra de lo que parece al ver los ingredientes, no se hace nada pesada porque el generoso limón le aporta una acidez deliciosa y equilibra perfectamente la grasa del queso y de la mantequilla. Eso sí,es para tomarte solo un poquitín o pasarte unos días dando vueltas a la manzana para quemar la ingesta de calorías. Por otra parte eso de meter las manos en harina es algo que me encanta.

Seguro que en estos días de vacaciones de Semana Santa tenéis alguna comida o merienda en casa. Yo que vosotros, no dudaba y la probarla.

¡Os deseo una buenas vacaciones ( a quien las tenga) !

Ingredientes:

Para la torta:

  • 125 gr de harina de trigo.
  • 70 gr de mantequilla.
  • 50 gr de azúcar.
  • 1 huevo.
  • 1 cucharadita de levadura química.
  • Ralladura de la piel de un limón.
  • Pizca de sal.

Para el relleno:

  • 130 gr de queso mascarpone.
  • 140 gr de queso crema.
  • El zumo de uno o dos limones (en función de lo intenso que lo queráis)
  • 1 huevo.
  • 60 gr de azúcar

Cómo lo preparamos:

  1. Comenzamos precalentando el horno a 180 grados.
  2. Engrasamos el molde. En esta ocasión he usado uno de 17 cm.
  3. Mientras, vamos preparando la masa de la torta. En un bol, ponemos la harina tamizada, la levadura, el azúcar, el huevo, la ralladura de un limón, una pizca de sal y la mantequilla. Esta vez la mantequilla debe estar fría y en trozos pequeños. Ahora viene lo curioso. La masa la vamos a trabajar con las manos hasta tener una mezcla homogénea.
  4. Cubrimos la base con recubrir la base con las 3/4 partes de la mezcla y si queréis, la podéis extender hacia los bordes, unos 4-5 cm de altura, aunque yo no lo hice esta vez.
  5. Por otra parte preparamos el relleno de mascarpone y limón. Para ello vamos a poner en un bol , el mascarpone, el queso crema , el azúcar y lo batiremos bien con ayuda de unas varillas eléctricas. Cuando veamos que toma cuerpo y está ya cremosito , añadimos un huevo, la ralladura y el zumo de uno o dos limones . Seguiremos batiendo hasta que quede todo bien integrado y bien cremoso.
  6. Lo vertemos sobre la base que habíamos preparado, nivelamos bien y ponemos encima el resto de masa que habíamos reservado
  7. Horneamos a 180 grados, calor arriba y abajo, durante unos 35 minutos y lo dejasmos enfriar de un día para otro.
  8. Para decorarlo espolvorearemos una pizca de azúcar glass y listo! Súper cheesecake de mascarpone y limón para merendar.

 

Adaptación de la receta original de I Sappore di Cassa  Receta encontrada gracias a Teresa Vivancos.

.

Pin It on Pinterest

Share This