Bizcocho Genovés con mango y mascarpone

¡Me encanta Instagram! Todavía no os habéis enganchado? pues ya os podéis registrar. Es la red social que más cómoda me resulta. Vas viendo fotos preciosas e inspiradoras. Eso hace que te encuentres con gente de todo el mundo, o con gente de Rota. Eso es lo que me ha pasado hoy. He visto un video de cómo MegaSilvita preparaba un bizcocho genovés y lo ha compartido en directo con nosotros. A la hora de la siesta ( que realmente no es siesta, pero algo descansamos) me puse a ver cómo lo preparaba y no me ha quedado más remedio que prepararlo. Podía ver videos de gente de todo el mundo y resulta que en Rota ( que está a tiro de piedra de Sanlúcar ) me he quedado.

Tengo en la cabeza prepararle a Manolo por su cumple en agosto un maravilloso San Marcos. Así que me he puesto manos a la obra para ir practicando y que me quede fetén. El bizcocho es infalible. Sale perfecto y es muy bonito de preparar. Tanto movimiento envolvente lo hace delicado y especial.

Como todo ha sido fruto de la improvisación, el relleno ha sido de mascarpone y mango. Esta mezcla de sabores me chifla. Bueno, el mango me chifla sin más. Por cierto, ya he sembrado uno en El Huerto, a ver qué tal se nos da. Lo que os decía, un relleno fresquito que nos ha encantado en casa. Lo he rociado de un glaseado limón muy ligero que le ha dado un puntito cítrico que siempre nos gusta.

¿Queréis la receta? Pues allá vamos.

Ingredientes:

Para el bizcocho:

  • 6 Huevos
  • 150 Harina de Trigo
  • 150 Azúcar

Para el relleno:

  • 400 gramos de Mango maduro ( el peso de una buena pieza)
  • 275 gramos de queso Mascarpone
  • 2 cucharaditas de limón

Para el Glaseado:

  • 70 gramos de azúcar glass
  • 1 cucharadita de leche
  • 2-3 cucharaditas de limón

Cómo lo preparamos:

El Bizcocho:

  1. Por supuesto empezamos precalentando el horno a 180º.
  2. Mientras vamos preparamos los ingredientes. Separemos las claras de las yemas y pesamos el azúcar y la harina que la dejaremos tamizada.
  3. Montamos las claras con ayuda de unas varilla eléctricas.
  4. En otro bol. tendremos las yemas y el azúcar que montaremos también hasta doblar su tamaño. Se trata de meter cuanto más aire mejor ya que este bizcocho no lleva levadura.
  5. Incorporamos el harina poco a poco a las yemas y las vamos mezclando. Por último incorporaremos esta mezcla a las claras montadas con sumo cuidado. Siempre con movimientos envolventes para no eliminar el aire que hemos creado. Una vez está todo integrado, lo colocamos en el molde con papel sulfuroso al fondo y sin engrasar las paredes. Este truco al parecer ayuda que suba el biscocho, como si se fuera apoyando .
  6. Metemos de seguido el bizcocho en el horno precalentado y lo dejamos unos 30-35 minutos Aunque siempre debemos ir vigilando.
  7. Una vez hecho, lo sacamos, esperamos que se temple un poco y lo desmoldamos.

El relleno:

  1. Mientras se va horneando el bizcocho, preparamos el relleno. Empezando pelamos el mango y lo batimos con una batidora con unas gotas de zumo de limón.
  2. Añadimos el mascarpone y lo mezclamos con las varillas para que monte un pelín.
  3. Reservamos la mezcla en el congelador para que se compacte un pelín durante el rato de terminar de hacer el bizcocho y que se enfríe,  unos 15 minutos.

El Glaseado:

  1. Sobre el azúcar glas, incorporamos la leche y el limón.
  2. Lo mezclamos bien gasta obtener la textura deseada y reservamos para el final.

El montaje:

  1. Una vez que el bizcocho ya está frío, lo cortamos por la mitad para hacer dos capas y poder así rellenarlo.
  2. Mezclamos bien el relleno y lo incorporamos al centro. Yo le puse una buena capa para que no quedara muy seco.
  3. Tapamos y por último pintamos la parte de arriba con el glaseado. En mi caso como todo era tan blanquito apenas se aprecia, pero el toque de limón lo ha refrescado.

 

Espero que os haya gustado  este bizcocho genovés, en casa ¡nos ha encantado!

 

 

 

 

 

Pin It on Pinterest

Share This