Bígaros o Burgaillos en Cádiz

Burgaillos, bígaros o como queráis llamarlo allá donde estéis. Pero por favor, si tenéis oportunidad no dejéis de tomarlos. Es un molusco que se encuentra , aunque cada vez menos, en las rocas del litoral. Recuerdo cuando de pequeñaja, que hacíamos excursiones con los primos en la primera pista de la Playa de la Barrosa . SI, en Chiclana. Allí pasaba los veranos de mi niñez y aún puedo oler eses rocas cargadas de ostiones, burgaillos, cangrejos moros, camarones y muchas lapas.  Llegábamos con las espaldas coloradas después de un día de risas y baños en esa maravillosa playa.

Al llegar a casa, si habíamos “mariscado” allí los mayores se encargaban de prepararlo todo y lo tapeábamos a la caída del sol entre más risas y mucha magia.

Es normal que estén deliciosos. Se alimentan de algas. Dicen que somos lo que comemos… y los burgaillos saben a mar salada.

Son muy fáciles de preparar y un tapeo que nos encanta. Os dejo la receta que casi no lo es, de lo sencillísima que es. El único truco es comprar un producto de calidad y siempre en temporada.

Ingredientes:

  • 500 grs. de Burgaillos o bígaros.
  • Agua
  • Sal

Cómo lo preparamos:

  1. Limpiamos bien los burgaillos ( *)
  2. Una vez limpios , los cubrimos de agua fría y una cucharada rasa de sal.
  3. En el momento que empiecen a hervir, lo dejaremos unos 10-12 minutos, dependiendo del tamaño.
  4. Apagamos, les quitamos el agua y los dejamos enfriar.
  5. Podéis añadirles una hoja de laurel, pero a mi me gusta que sema sólo a mar 😉

Nota: Lo más importante es que el burgaillo sea de calidad como os he dicho, pero lo segundo punto fundamental es que le deis un buen limpiado a los burgaos. Habitualmente los coloco en un recipiente con agua fría y los froto con las manos, de esta forma, al frotar las conchas se van limpiando con más facilidad. Es cierto que habitualmente vienen ya depurados por temas de sanidad, pero a mi me gusta siempre darles un buen enjuagado antes de empezar.

 

 

Pin It on Pinterest

Share This